sábado, 22 de mayo de 2010

La Historia De Amor Màs Famosa II

II. La segunda historia de amor más famosa del mundo.
Esta historia de amor más famosa del mundo, entre un hombre y una mujer, sucedió hace un poco mas de 2000 años. No fue escrita por ningún romántico, no existe ninguna película con su trama. No fue levantado ningún monumento millonario en su memoria. Esta historia famosa de amor está registrada en solo 11 versículos, en el libro más grande del mundo: la Biblia (Juan 2:1-11)
¿Por qué esta historia de amor es la segunda más famosa del mundo?
Los novios no eran personas afamadas, ni siquiera son nombrados. La fiesta estuvo mal planificada y, para el colmo, falto el vino.
1. Esa historia de amor es famosa porque tuvo un invitado especial.
Lo que hizo que esta historia de amor sea famosa fue la presencia de un invitado especial: “Jesús también fue invitado”
La presencia de Jesús marco toda la diferencia. Jesús siempre hace la diferencia en cualquier lugar: en la vida, en el casamiento, en la educación de los hijos, en el trabajo, en el vecindario, en la iglesia, etc. La vida, tal como el caso de Shah Jahan y Mumtaz Mahal, tiene momentos maravillosos. Qué hermoso es ver cómo se ama una pareja, como se desvive el uno por el otro; sin embargo, también hay momentos dramáticos, en que la voluntad humana se rinde ante la impotencia de no poder hacer nada para resucitar el amor. Es entonces cuando solo la presencia de Cristo trae vida y paz.
2. ese matrimonio necesito un milagro.
¿Por qué la vida conyugal a veces es tan difícil? ¿Usted ya se hizo esa pregunta?
Ilustración: una familia estaba atrasada para ir a almorzar a la casa de unos amigos. Ellos nunca habían ido a esa casa. El esposo, que manejaba el auto, al llegar a determinada dirección dijo: “Debemos entrar en la primera calle a la derecha”. La esposa que había visto el mapa antes le dijo que tenía que entrar una calle después. El alego que era en la próxima a la derecha. Después de alguna discusión la esposa quedo en silencio y dejo que el decidiera. El marido doblo a la derecha y luego descubrió que estaba equivocado. Aunque con dificultad, admitió el error y dio la vuelta. Ella le sonrió y le dijo: “no hay problema si llegamos algunos minutos tarde”. En ese momento el marido comento: “Si estabas tan segura de que yo estaba yendo por el camino equivocado, deberías haber insistido un poco más”. Con mucha paciencia la esposa le respondió: “entre tener razón y ser feliz, prefiero ser feliz. Estábamos a punto de discutir, si yo hubiera insistido mas, habríamos perjudicado nuestra noche.
a. El principal problema
Aunque no siempre reconocemos, nuestro mayor problema es el orgullo. El orgullo nos deja ciegos. Solo cuando conseguimos admitir nuestras faltas comenzamos a ver que la única solución para nuestros problemas es recibir un milagro de parte de Dios. Muchas veces ni los expertos tienen la solución.
3. los pasos previos para recibir el milagro
Según el relato de las bodas de Cana, los pasos para recibir el milagro son los siguientes.
a. Reconocer que falta algo.
Sin reconocimiento no puede haber milagros. Nos falta vino, dijeron y esa angustia e imposibilidad de ellos se convertiría en la oportunidad para Jesús. Sin embargo, allí no termina el proceso, es necesario pedir ayuda.
b. Pedir ayuda a Jesús.
Aunque, según las palabras de Cristo, no había llegado su hora (Jn. 2:4) Cristo no podía haber dejado pasar la oportunidad de ayudar a una pareja en necesidad: el problema es que las parejas no piden ayuda a tiempo. Esperan que el problema se complique para recién pedir ayuda y muchas veces es solo para que alguien firme el certificado de defunción. Busca a Dios todos los días, este debe ser tu primer trabajo…
c. Hacer la parte que corresponde al hombre.
En el caso del relato, aunque Cristo podía hacer aparecer vino en unas tinajas vacías, el solicita que se llenen las tinajas. Hay una parte que le corresponde realizar al ser humano. El milagro de una vida matrimonial saludable es también producto de levantarse temprano para ayudar en los quehaceres de la casa. Es ir a una tienda y comprar un ramo de rosas (Dios no va a poner las rosas en nuestras manos). Hay que prepararse para llevar a toda la familia a tiempo a la iglesia para recibir la bendición de Dios. Es decir, se requiere tomar medidas, actuar, entonces si se está preparando para recibir el milagro.
d. Esperar con fe.
Llenar las vasijas de agua era todo lo que ellos podían hacer. Convertir esa agua en vino, era solo una acción divina. Quedaba entonces esperar con fe un milagro. La tarea humana es limitada. El apoyo profesional también tiene sus límites. Hay aspectos que solo los puede hacer Dios. Lo maravilloso es tener la seguridad de que él quiere hacerlo.
Pero realmente no fue un milagro que hizo a este matrimonio famoso. Fue la presencia de Jesús la que hizo la diferencia. La presencia de Jesús ofreció el vino que no tenía antes.
Conclusión
Es curioso, porque ambos relatos tienen muchas semejanzas. En el primero falto la novia, en el segundo falto el vino. En el primero ocurrió un milagro, Dios convirtió una costilla en una mujer, en el segundo, Cristo convirtió el agua en vino. El primer milagro esta en el segundo capítulo de Génesis, el segundo en el segundo capítulo de Juan. El primero necesito de la participación humana (donación de una costilla), así como el segundo (llenar las tinajas). El primero utilizo un recurso externo (barro) el segundo también (tinajas de barro).
Lo destacado de las dos historias es que ambas tuvieron en medio la presencia de Dios. La ausencia de Dios siempre trae dolor y sufrimiento.
En ambos casos Dios quería hacer felices a los contrayentes. El invento el matrimonio porque es su propósito hacer felices a quienes entraren en ese santo vinculo. ¿Usted desea la presencia de Jesús en su casamiento? ¿Quieres pedirle a Dios que haga feliz tu hogar?
Dios está dispuesto a suplir o completar lo que falta. Tal vez en tu matrimonio está faltando amor, paciencia, amabilidad, confianza, sabiduría etc. Dios está dispuesto a ayudarte a ti ya mí, si lo pedimos. Dios ha venido hoy para hacer un milagro en tu hogar, ¿estás dispuesto a poner algo de tu parte? Ven y recibe el milagro de Dios. Su bondad es inagotable, y sobre todo, le gusta auxiliar a las parejas que están en problemas.
¡Invítalo ahora!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por su comentario.Cada palabra quedaran gravadas en el blog y en mi corazòn y serà de mucha ayuda para seguir,corregir,mejorar etc.
Dios les bendiga un abrazo..

"la mejor manera de ser seguidos es correr mas de prisa que los demàs"

Milca